SELECCIÓN ESPAÑOLA FEMENINA

LOS AÑOS DE CLANDESTINIDAD
DE LA FURIAROJA FEMENINA

21/02/1971. Murcia.
España 3 - Portugal 3
(No oficial)


ALINEACIONES

ESPAÑA: Kubalita; Virginia II, García, Herrero; Feijoo, Angelines, Vázquez, Virginia I, Cruz, Conchi y Laura

PORTUGAL: Doris; MªJosé, Amelia, Piedad; Calado, Lila, Ana María, Julia, Nili, Lina y Ana Santos

GOLES:
Laura 1-0
Conchi 2-0
Ana Santos 2-1
Cruz 3-1
Nini (p) 3-2
Ana María 3-3

Árbitro:
Sánchez Ramos


Conchi Sánchez, apodada la "Amancio", era la capitana de esta selección y la más internacional del fútbol femenino español en esta época. Natural de Madrid, emigró a Italia en los 70 con 15 años para fichar por el equipo italiano Gama 3 de Padua por 75.000 pesetas al año. Tras 20 años en la liga italiana -en la que ganó 10 scudetti y 5 copas-, fichó por el Arsenal inglés -añadió otra liga a su palmarés- y después a Bristol. Una grave lesión le impidió debutar "oficialmente" con la selección.

Fuentes:

  • (1)"Los primeros pasos del fútbol femenino" de Vicente Martínez Calatrava. "Cuadernos de Fútbol". CIHEFE
  • Diario As. "Entrevista a Conchi Amancio" por I.Roldán.
  • Wikipedia. "Selección femenina de España"

Otros momentos
furiaroja


portada

21 de febrero de 1971. El estadio La Condomina de Murcia es escenario de un partido histórico para el fútbol español: el debut de la Selección Española femenina. La Furia Roja femenina se enfrenta a Portugal, si bien su principal rival se encuentra fuera del terreno de juego: los defensores a ultranza del modelo del fútbol como deporte viril, sólo para hombres, y, por tanto, inapropiado para la mujer.

Estadio La Condomina tiene el 'honor' no reconocido de albergar el primer partido oficial de la selección española femenina. Foto: Sebasgs. Wikimedia Commons
"Fue una revolución porque nosotras nos atrevimos ya entonces a tocar uno de los bastiones más altos del deporte masculino, el fútbol".
Declaraciones al diario AS (12/02/10) de Conchi Sánchez, capitana por entonces de la "clandestina" selección española femenina de fútbol.

El fútbol femenino español es un claro ejemplo de lucha y tenacidad por salir de la clandestinidad deportiva y la desigualdad de género. Frente a otros deportes como el baloncesto, voleibol o balonmano que ya habían dado entrada a la categoría femenina en las competiciones internacionales, el gran deporte Rey parecía intocable, "sólo para hombres" era su lema. Eran pocas las mujeres que se atrevían a desafiar el reto que suponía jugar al fútbol, y las que lo hacían eran carne de chascarrillo o calificadas, cuanto menos, de provocadoras. "Esta primera actuación de la mujer en el viril fútbol, no nos satisfizo, no sólo por su poco aspecto sportivo, sino que también porque a las descendientes de la madre Eva, les obliga a adoptar tan poco adecuadas como inestéticas posiciones, que eliminan la gracia femenil" (1), relata la crónica del diario Mundo Deportivo sobre el primer partido femenino, de carácter solidario, disputado en nuestro país el 31 de mayo de 1914 en Barcelona.

A pesar o motivado por las dificultades, el fútbol femenino no se amedrantaría, si bien no es hasta los años 70 cuando empiezan a aparecer los primeros equipos femeninos de fútbol. El Mercacredit y el Sizam, cuyo primer encuentro -celebrado en el barrio madrileño de Villaverde el 8 de diciembre de 1970- congregó a cerca de 8.000 personas, fueron algunos de los clubes pioneros, Curiosamente ambos equipos madrileños estaban presididos por la misma persona, Rafael Ruiz Muga, uno de los grandes impulsores del fútbol femenino español. A partir de entonces, empezaron a proliferar más clubes y campeonatos territoriales femeninos. Sin embargo, casi todos los esfuerzos topaban con las reticencias de los máximos organismos deportivos, en especial la Real Federación Española de Fútbol, que se negaba sistemáticamente a reconocer oficialmente el fútbol femenino.

Unos 3.000 aficionados acuden al estadio La Condomina el 21 de febrero de 1971. En días previas el partido había sido objeto de una despiadada campaña de desprestigio impulsada fundamentalmente por la entonces Sección Femenina, rama política creada por la Falange Española, que estaba en contra de la práctica del fútbol femenino.

Tras unos minutos de retraso respecto a la hora inicialmente prevista, que hacían presagiar el triunfo de la otra Sección Femenina, el equipo español, capitaneado por Conchi Sánchez (apodada la "Amancio") salta al terreno de juego, aunque sin el escudo oficial de la Real Federación Española de Fútbol en su camiseta. Otro signo distintivo del partido es que el árbitro de la contienda, Sánchez Ramos, aparece con un chándal en lugar de con su habitual atuendo reglamentario. La Federación Española de Fútbol no reconocía oficialmente el encuentro.

Al margen de su oficialidad, españolas y portuguesas se afanan por ofrecer un buen encuentro a los espectadores. Laura, autora del primer gol "no oficial" de la Furia Roja femenina" abrió el marcado y la capitana española Conchi "Amancio" y Cruz marcan otros dos goles más. España tendría una clara ventaja de 3 a 1 sobre las portuguesas en la primera parte, pero éstas finalmente remontan, dejando el marcador definitivo en un empate a 3.

Aunque el marcador definitivo refleje un empate a 3, las Conchi "Amancio", Kubalita, Laura, Cruz y todas aquellas jugadoras que por entonces jugaban al fútbol en nuestro país, sin apoyo institucional, ganaron su primer encuentro a la intolerancia y la desigualdad.

A la Furia Roja femenina todavía le quedarían unos cuantos años más de clandestinidad. Disputó otro partido internacional más en Turín (Italia 8-España 1) también sin portar el escudo nacional en su camiseta, e incluso tendría que renunciar a su participación en el segundo Mundial de Fútbol femenino (México 1971) por prohibición expresa de la Federación Española presidida entonces por José Luis Pérez Payá.

No sería hasta noviembre de 1980 cuando por fin la Federación Española, bajo la presidencia de Pablo Porta, reconocería oficialmente al fútbol femenino, si bien con carácter no profesional. Y el 5 de febrero de 1983 disputaría su primer partido oficial, esta vez mostrando en su camiseta el escudo de la RFEF. El debut oficial sería curiosamente frente a Portugal.

Crónica: furiaroja.com

 


PORTADA / MOMENTOS FURIA ROJA